LoNostrePartidoValencianista (1)
AMPARO BLAY

AMPARO BLAY

Delegada de Educación Cultura e Historia

La moral de los políticos.

Comparte en tus redes sociales

Share on facebook
Share on google
Share on twitter

Primero vamos a desmenuzar el titular ¿qué es la moral? Pues no es otra cosa que una disciplina filosófica que estudia el comportamiento humano en cuanto al bien y el mal, o bien conjunto de costumbres y normas que se consideran buenas para dirigir o juzgar el comportamiento de las personas en una comunidad.

Veamos ahora lo que es un “político”, persona que se dedica a realizar actividades políticas, interviniendo o aspirando a intervenir en el gobierno de un Estado, comunidad o municipio.

Ustedes, estarán pensando en el gobierno de España y la cosa no cuadra, lo mires por donde lo mires acabas llegando a la conclusión, que los que nos gobiernan tanto a nivel central como autonómico no llegan a tener moral y si la tienen se ha ido de botellón.

Lo que me ha motivado a escribir hoy, es el escándalo de ciertos libros repartidos en una ciudad cuyo contenido altamente sexual, no es recomendable en niños de doce años o más.

Tal es así que un juez ha dictado sentencia para retirarlos ante las denuncias de algunos padres.

¿Se trata de usar la depravación en las aulas como antesala a legalizar la pedofilia? Pues visto lo visto si y lo hacen desde las instituciones, políticos cuya moral hace tiempo que entró en barrena y hoy se arrastra por la basura.

Pero no contentos con la sentencia del juez, el político impulsor de esta aberración dice que se la va a pasar por el arco de triunfo, tal es el grado de soberbia que algunos exhiben sin ningún pudor.

Podría seguir hablando y hablando de la degradación moral de nuestra clase política que, en lugar de discernir entre el bien y el mal, se creen por encima de ellos y pululan soltando azufre a su paso, por todo el territorio nacional.

Evidentemente, buscan a la víctima fácil para sus fechorías y estos son los niños, capaces de absorber como esponjas estas y otras lindezas.

Y ahí entre la labor de la sociedad, padres y enseñantes deben de encender todas las alarmas, denunciar y exigir que esta clase de gente acabe en un juzgado y por supuesto apartada inmediatamente del cargo público.

Cabría pensar que como seres humanos dejamos ya mucho que desear y si esta gente elegida libremente por el pueblo nos representa, entonces lo que hay que cambiar es la moral que impera y hacerlo con el convencimiento de que nos distinguimos de los animales por nuestra capacidad de raciocinio. Si perdemos este o lo adulteramos, flaco favor le hacemos a las generaciones venideras que crecerán con el convencimiento que viven en la selva y allí todo vale.

Por supuesto el concepto de lo que está bien o mal lo creamos entre todos y va evolucionando hasta encontrar un cierto equilibrio libremente aceptado. Pero lo que estamos viendo ya no es libertad sino libertinaje, dirigido por mentes enfermas y calenturientas que ostentan un cargo público y juegan a ser dioses.

Así el ciudadano se encuentra en desventaja cuando la ley también se vuelve del revés y parece aceptar por bueno aquello que degrada al ser humano llevándolo a unos límites perturbadores.

Nos echamos las manos a la cabeza cuando descubrimos en qué manos estamos, sin decencia, sin valores, gobernando como les da la gana, incumpliendo el programa electoral. Sujetos cuya actuación nos hiela la sangre, vampiros de lo público y ladrones de lo ajeno, seres depravados, a los que les da igual todo.

Necesitamos un reinicio, un darnos la vuelta como un calcetín y volver a los valores cristianos que elevaban al hombre hacia Dios y no como ahora que lo condenan al infierno.

Es imprescindible frenar, respirar, elegir el camino que queremos andar, como pueblo, como nación y para ello hemos de ser muy exigentes con quienes nos gobiernan porque la mujer del Cesar no sólo ha de ser honrada sino también parecerlo.

Publicaciones

Ultimas entradas

afíliate

Si quieres colaborar en este proyecto contacta con nosotros y nos pondremos en contacto contigo.

Lo Nostre

Únete y haz historia.

Por fin un partido que te representa

Somos un partido 100% Comunidad Valenciana, nos gustaría ser los verdaderos representantes de todos los ciudadanos de nuestra comunidad, sin injerencias externas.