Si anulas su historia dominas a un pueblo

Amparo Blay —Si anulas su historia dominas a un pueblo

Si un chaval desconoce de dónde viene, es decir aquella historia anterior a determinada fecha como quiere aprobar el gobierno infame de Pedro Sánchez, evidentemente no sabrá a dónde ir y éso es precisamente lo que se pretende, crear individuos analfabetos y sumisos.

Y todos estos atropellos a la libertad individual suceden porque la sociedad española sigue adormecida, incapaz de levantar un músculo para evitar la hecatombe que se les viene encima, prefieren bailar y cantar como la cigarra del cuento, temerosos de ser señalados con el dedo por salirse del discurso oficial.

Pero estas medidas que toman las élites globalistas esconden un deseo aún no conseguido, que sólo los hijos de las personas ricas adquieran los conocimientos y las capacidades suficientes para ser posteriormente los amos del mundo dirigiendo masas totalmente aborregadas.

Por ello, es necesario despertar y luchar contra esta decisión de gobernar el mundo a base de campos de concentración donde llevar al disidente.

La sabiduría es una poderosa arma, pero en manos de personas criminales, es un arma de destrucción masiva.

Dejar a los niños y jóvenes sin parte de su historia es luciferino, decidir que empiezo a dar conocimientos desde donde a mí me apetece es fascista, porque así lo han decidido quienes ahora nos tienen en sus manos.

No saber que España se unifica como nación a partir de los Reyes Católicos será un hándicap, habrá un vacío en el tiempo que a saber cómo lo llenarán, posiblemente con ideología de género. Si estos muchachos no se hacen preguntas llegarán a la conclusión de que todo lo que les cuente el gobierno a través de sus leyes de educación es verdad, ocasionando en las mentes juveniles una nula capacidad crítica y de raciocinio.

Si quieres destruir a un pueblo desde dentro, anula su historia, no tienes más que privarlo de su identidad y tendrás a una ciudadanía sumisa y desnortada.

No habrás empleado ninguna bala pero el efecto letal será el mismo. Los valencianos sabemos de ello con el catalanismo sobre nuestras cabezas desde hace más de cien años.

Con los pretendidos “Países Catalanes” nuestra historia tan llena de riqueza pasaría a ser catalana usurpando nuestra identidad. Y para ello en las escuelas no se enseña la identidad del Reino de Valencia porque no interesa, destinando millones y millones de euros a tan infame tarea.

Al final los niños interiorizan aquello que escuchan todos los días de forma machacona y acaban por creerlo. Privados de la verdad, están dispuestos a luchar por la mentira y si al llegar a casa los padres no corrigen eso, nos encontramos entonces con un pueblo cobarde y adoctrinado.

Vivimos tiempos convulsos, donde unos pocos han decidido qué debemos pensar, cómo debemos vivir, si te sales de esto eres malo y la sociedad te señala con el dedo haciendo de tu vida un infierno.

Debemos volver al modelo antiguo donde el enseñante es eso, una persona que transmite conocimientos sin ideología alguna, dejando sus ideas políticas en su casa. Su tarea diaria será enseñar a pensar, incitar a esas mentes infantiles o juveniles a que se desarrollen como seres libres y se lo cuestionen todo.

Si nuestros niños son educados en la ignorancia, cuando salgan al mundo real, serán unos perdedores, sólo unos pocos comprenderán la jugada y empezaran a buscar esos conocimientos que se les negaron en su día, intentando arreglar la aberración cometida, el resto pasará a formar parte de la masa no pensante y harán lo que se les mande.

Aún estamos a tiempo de salvar a nuestros jóvenes, poniendo toda nuestra fuerza en que sean educados en conocimientos y no en ideologías casposas que sólo los llevará al fracaso intelectual.

Algunos ya nos hemos puesto a corregir esta sinrazón y tú ¿eres de los nuestros

Deja una respuesta